domingo, 24 de mayo de 2015

Champán en los Pirineos

Fue una sorpresa inesperada. No todos los días puedes tomar champán así, en el aire, grata compañía y los Pirineos, como mudo testigo de aquel viaje. El día estaba completamente despejado; lucía un sol espléndido. De repente todo oscureció, no se veía nada; el piloto dijo que era algo que sucedía inhabitualmente: lo único que podíamos hacer era esperar a que volviese la luz y ver en qué lado estábamos, puesto que habíamos entrado en una fisura del tiempo. No entendíamos nada de lo que decía pero afortunadamente volvió a brillar el sol y jamás volví a subir en globo.


10 comentarios:

  1. Hola, bonito relato. La verdad es que no estaría mal montar en globo y disfrutar de un hermoso paisaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que hacerlo alguna vez Paula, todo es empezar...

      Eliminar
  2. Brindo por ti....chin-chin....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chin chin Hada!!! Por nosotras y la magia de las palabras...

      Eliminar
  3. Buen artículo y en mi caso apenas para la ocasión. Besos. P.L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sobre todo por comentar...un abrazo

      Eliminar
  4. Gracias amiga...placer el mío. Edgardo Arana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edgardo, gracias por pasarte por aquí....

      Eliminar

はじけるハートの足跡ブログパーツ

[PR]面白ツイート集めました